El ION es válido como vela de escuela, con lo cual queremos decir que no es una vela exigente, pero en este aspecto nos gustaría recordar a todos los pilotos lo importante que es la responsabilidad individual.



Cualquier piloto que vuele por su cuenta tiene que ser capaz de decidir si sus destrezas y su material resultan adecuados para las condiciones en las que vaya a volar. El Ion 2 ofrece una gran seguridad, pero incluso con una vela como esta, cuya seguridad pasiva es máxima, un paso en falso puede acarrear consecuencias serias.



La mejor manera de evitar pasos en falso es practicar este deporte de manera conservadora. A veces lo más sensato será renunciar a un vuelo en lugar de verse en situaciones que no seremos capaces de manejar. La práctica regular mejorará tus destrezas y te permitirá disfrutar más de tus vuelos, incluso en condiciones más difíciles.



Si llevas tiempo sin volar o si no estás familiarizado con una zona de vuelo determinada, tiene sentido que busques ayuda profesional para que vueles disfrutando más y de manera más segura. A este respecto, también te recomendamos que hagas un curso SIV o de pilotaje, pues así no sólo conocerás mejor tu vela, sino también tus capacidades como piloto.



¡Por favor, ten en cuenta estas reflexiones!